Consejos para ayudarte en tu elección.

Un cachorro: (45 días-12 meses)
Los cachorros son lo más tierno del planeta, quién puede resistirse a su encanto? Pero es importante tener en cuenta que requieren de mucha paciencia y dedicación. Tienen un nivel de energía muy alto que exige largos paseos para ayudarlos a descargarla. También saber que van a pasar por un largo período de morder todo lo que esté a su alcance, al principio van a hacer pis y caca en cualquier lado hasta que aprendan, pueden llorar de a ratos cuando se quedan solos hasta que se acostumbran a tu rutina. Otro dato importante es que con un cachorro rescatado nunca se puede estar 100% seguro del tamaño final, se puede estimar pero pueden haber sorpresas. Y si bien uno los cría desde chicos, la personalidad o energía que desarrollará el perro es algo completamente incierto. No hay nada más lindo que ver crecer a tu Pichicho pero es importante ser consciente de todas sus necesidades.

Jóvenes: (1 año-5 años)
Su personalidad ya está constituida y su nivel de energía también. No crecen más de tamaño, ya hay varios cosas que tienen aprendidas, como hacer sus asuntos afuera por ejemplo. Son súper juguetones pero no suelen mandarse tantas macanas. Adoptas lo que ves tanto a nivel físico como de personalidad. Igualmente ellos también necesitan de paseos diarios, es una de las claves para que sean perros equilibrados y felices

Un adulto: (5 años-9años)
Suelen ser muy agradecidos y generan un vínculos con su nueva familia como si los conociera de toda la vida. Son muy compañeros y un poco más tranquilos. No requieren de paseos tan largos y pueden quedarse solos varias horas al día sin padecerlo. Duermen mucho, ideales compañeros para siestas en los sillones.

Un abuelo: (10 años-día de su muerte)
Son lo más del planeta. Tienen la energía de los sabios, tranquila y amorosa. Los paseos cortos los dejan más que satisfechos, duermen bastante y son amantes de los mimos en cantidad. Dan muy poco trabajo. Son ideales para personas sedentarias.


<< volver